28 mar. 2016

La Resurrección y la teoría de las alucinaciones



Entre los intentos por desacreditar la figura de los creyentes en Cristo y su Resurrección, figura la llamada “teoría de las alucinaciones”.


Al margen de las diferentes visiones confesionales sostenidas por protestantes, ortodoxos  católicos y anglicanos  en lo referente a considerar algunos personajes de los evangelios como hermanos de Jesús, hijos anteriores de su marido José, o simplemente primos, hijos de la hermana de María, este pequeño clip me ha parecido interesante y da que pensar….


video

Qué piensa de que fueran alucinaciones?
 ¿Podrían las apariciones haber sido meras experiencias alucinatorias?  

Bueno, yo soy escéptico sobre esa hipótesis, francamente, creo que hay un numero de razones para pensar que esta hipótesis no es la mejor explicación.

Primero que nada, es muy difícil explicar la diversidad de las apariciones de resurrección. Jesús no se apareció solo una vez, sino muchas, no solo a una persona, sino a muchos diferentes individuos, no solo a individuos, sino a grupos de personas, no bajo una circunstancia y en una localización, sino en muchos lugares y bajo una variedad de circunstancias… Y la hipótesis de las alucinaciones, simplemente no puede estirarse de un modo plausible para acomodar este tipo de diversidad. Permítame darle simplemente 3 ejemplos: 

La aparición por ejemplo a Santiago, el hermano menor de Jesús, tenemos buenas evidencias por los evangelios de que ni Santiago ni ninguno de los hermanos de Jesús creían que Jesús fuera nadie especial durante su vida, no pensaban que era el Mesías, el Salvador ni nadie de especial significancia, y aun así, es igualmente innegable que tras su muerte, ambos, Santiago y los otros hermanos menores de Jesús, todos  se convirtieron en creyentes, se convirtieron en ardientes seguidores de Jesús en la Iglesia del Nuevo Testamento, y al final, Santiago emerge como líder en la iglesia del Nuevo Testamento. Eso es todo lo que sabemos de Santiago por el Nuevo Testamento, pero por Josefo, el historiador judío, supimos que Santiago fue de hecho apedreado hasta la muerte por el Sanedrín, durante el lapso del gobierno civil, allá por mediados del año 60 por su fe en Jesucristo. Ahora bien, la mayoría de nosotros tenemos hermanos…¿Qué haría falta para que te creyeras que tu hermano es “El Señor”, de modo que estarías dispuesto a ser apedreado hasta la muerte por la verdad de esa creencia. ¿Puede haber alguna duda de que la razón por esta increíble transformación de Santiago es el hecho que Pablo dijo: …Y Luego se apareció a Santiago…” Creo que no puedes explicar la conversión y cambios debido a alucinaciones, porque, como no creyente, Santiago no estaba en ningún tipo de reacción de entusiasmo en cadena entre creyentes, el no era seguidor de Jesús, así que la hipótesis de las alucinaciones no tiene mucha credibilidad para la aparición a Santiago.

Otra difícil de explicar, creo que es la aparición a las mujeres. Es singular y asombroso el hecho de que sean las mujeres las primeras en ver a Jesús resucitado de entre los muertos. Cualquier narración legendaria posterior, hubiera hecho a los discípulos varones ser los primeros en ver a Jesús resucitado. Ahora bien, eso sugiere que fueron las mujeres de hecho las primeras en ver a Jesús resucitado. La razón por la que esto no es mencionado en Corintios 1, 5, en la lista que cita Pablo, es porque el testimonio de mujeres se consideraba tan sin valor, que listarlas entre el grupo de testigos hubiera sido de hecho perjudicial, hubiera sido contraproducente más que provechoso, así que lo omitieron de la lista de Corintios 1, 5, pero tenemos múltiples testimonios independientes  de la aparición a las mujeres en el evangelio. Ahora bien, esto es significativo porque, una vez más, no se puede explicar la aparición a las mujeres  como siendo parte de una reacción en cadena por, digamos, un complejo de culpa que sufriera Pedro porque había negado a Jesús 3 veces, como algunos de los críticos más escépticos quieren que creamos… Las mujeres tienen prioridad sobre Pedro aquí, y ellas no sufrían de ningún complejo de culpa  porque ellas no negaron a Jesús, estaban al pie de la cruz, estaban en la tumba cuando fue enterrado, fueron a la tumba el domingo por la mañana para encontrar que el cuerpo ya no estaba… así que las mujeres no sufrían ningún tipo de complejo de culpa como especulan con Pedro aquellos que defienden la hipótesis de las alucinaciones. 

Finalmente, un tercer ejemplo que hace difícil explicar la hipótesis de las alucinaciones, es la aparición a los 500 hermanos… aquí te encuentras con 500 personas, la mayoría de las cuales aun viven en el momento de los escritos de Pablo, él los conoce personalmente, porque sabe que algunos han muerto en el intervalo, y todos manifestaban haber visto a Jesús resucitado de entre los muertos. Ahora bien, una vez más, las alucinaciones en masa son extremadamente raras, porque, como proyecciones de tu propia mente, están solamente en la mente del perceptor, por ello, no puedes tener literalmente una alucinación en masa (4:49) , tendría que ser realmente una coincidencia masiva, de toda esta gente alucinando con Jesús al mismo tiempo…. A ver, no es imposible, pero una vez más… cuando te fijas en la diversidad de las apariciones, esto ya empieza a estirar mucho la hipótesis de las alucinaciones hasta el punto en que falla… 

Otro problema más con la hipótesis de las alucinaciones es que tiene un débil poder explicativo. Se ofrece como explicación de las apariciones, pero de hecho, no explica por qué los discípulos llegaron a la creencia de que Jesús había resucitado de entre los muertos, porque, verás, según la mentalidad judía típica sobre creencias en la otra vida, ellos hubieran creído que Jesús habría ido al seno de Abraham, el paraíso donde las almas de los justos fallecidos estaría con Dios hasta la resurrección al final del mundo, y por ello, si hubieran tenido visiones alucinatorias de Jesús, hubieran proyectado sus visiones de él exultante en los cielos, hacia donde Dios lo habría llevado, hasta el día de la resurrección al final de los tiempos, y ello, como mucho, les hubiera llevado a proclamar la asunción de Jesús a los cielos, o la glorificación de Jesús en los cielos, y no su resurrección literal de entre los muertos. Para los judíos la resurrección era un evento que tendría lugar en el tiempo y en el espacio, en la historia, por ello, hace falta algo más que una alucinación sobre un hombre muerto para explicar cómo es que llegaron a creer en la resurrección de Jesús, en lugar de en su mero paso a los cielos.

Un punto final sobre la hipótesis de las alucinaciones, es que carece de alcance explicativo suficiente para explicar las evidencias. Se ofrece únicamente para explicar las apariciones, pero es que eso es solo una parte de las evidencias. Para poder explicar la tumba vacía, tienes que conjugar la hipótesis de las alucinaciones con otra hipótesis independiente para poder explicar ese dato. Pero la hipótesis de la resurrección, como hipótesis general tiene más amplio alcance explicativo, y por ello, según el canon del razonamiento inductivo, es preferible.

  

  



23 sept. 2015

23 jun. 2015

Qué sabemos hoy de la Sabana Santa

No cabe duda de que se trata de una impresionante reliquia sobre la que los estudiosos aun no han podido decir la ultima palabra.





6 abr. 2015

Abramos los ojos. Algo pasó








Los primeros seguidores de Jesús. Hombres pegados al suelo, esforzados trabajadores que trataban de salir adelante. No eran pensadores ni filósofos, ni habían tenido una esmerada formación cultural, no tenían por ellos mismos grandes ideologías que querían llevar al triunfo. De su natural, no les brotaba la ambición de llegar a ser importantes, ni conocidos… Y de pronto, se volcaron en difundir unas ideas y un Maestro, como si el aire de la tierra dependiera de ello…
 
Los primeros seguidores de Jesús. Hombres confundidos y desilusionados. Habían perdido a su líder y sólo podían pensar en volver a casa. No tenían a su alcance el guía que les fuera enriqueciendo cada día, ni a quién preguntar sus dudas, ni de donde extraer mayor conocimiento. La muerte del maestro había echado por tierra la posibilidad de que él fuera el tan esperado Mesías, porque un Mesías muerto no puede salvar ya a nadie… Y repentinamente, se organizaron, proporcionaron ellos mismos las respuestas a los retos existentes y enriquecieron a las incipientes comunidades.

Los primeros seguidores de Jesús. Hombres asustados y temerosos de perder la vida. Habían salido corriendo ante el prendimiento de Jesús, habían negado al arrestado, se habían escondido en el cenáculo y los rumores sobre los últimos acontecimientos iban corriendo entre ellos entre susurros y temores….Y sin previo aviso salieron a la calle a promulgar la Palabra que habían experimentado,  hicieron frente a los sumos sacerdotes y a la furia judía y se diseminaron por los distintos territorios para extender el mensaje de Jesús, llegando en tantos casos hasta dar la vida por él…

Abramos los ojos. Algo había ocurrido.

video
 
Para los discípulos, la resurrección era tan real como la cruz. Se rindieron simplemente ante la realidad: después de tanto titubeo y asombro inicial, ya no podían oponerse a ella. Es realmente Él; vive y nos ha hablado, ha permitido que le toquemos, aun cuando ya no pertenece al mundo de lo que normalmente es tangible.

—La paradoja era indescriptible: Él era completamente diferente, no un cadáver reanimado, sino alguien que vivía desde Dios de un modo nuevo y para siempre; y, al mismo tiempo, sin pertenecer ya a nuestro mundo, estaba presente de manera real, en su plena identidad.