11 jun. 2010

Conservación

Según las teorías científicas vigentes, la evolución parece un hecho. Desde esta perspectiva, y entendiendo que toda vida surge de un ancestro común, se busca el proceso por el cual la vida emergería de alguna manera de la materia existente. Estos presupuestos implican excluir toda idea de Consciencia e Intención, siendo nuestra realidad, en última instancia, (y en primera) resultas de otros factores inanimados.

Desde mi experiencia, observo que la vida viene imbuida de un principio de conservación. En el prisma de lo consciente, esto tiene fácil explicación, pues, cuando se plantea la opción entre dejar de existir y existir, se opta por la segunda. Entiendo que el ser consciente, reconoce ventajas del hecho de existir y, sólo en determinadas situaciones en que alguien siente que la vida ya no tiene nada bueno que ofrecerle, se contempla el suicidio como decisión, que cuando se lleva a cabo, se hace aún en contra del instinto de conservación del resto del cuerpo vivo. Así por ejemplo, alguien que pretenda asfixiarse colocándose una bolsa de plástico en la cabeza, habrá de tomar medidas para inmovilizar sus manos y sus pies, o en algún momento se arrancará la bolsa con desesperación. Su cuerpo le intenta “obligar” a seguir existiendo. Pero, ¿qué hace a la vida inconsciente, a cada célula viva pugnar por seguir estándolo?

conservacion-de-la-materia       Dentro del marco de la evolución, ¿qué fuerza o ley hay detrás de los distintos cambios biológicos que parecen tener la finalidad de ir adoptando aquellas características que aseguran y favorecen la vida?

Pero es que, además, parece haber una fuerza de mantenimiento a nivel de la existencia “no consciente”, cuyo fundamento no entiendo, pues ni hay miedo por “no ser” ni beneficios de “ser”.

Cuando todo apunta en la misma dirección, ¿No es lícito pensar que hay una voluntad y decisión detrás de ella?                                                         

 

2 comentarios:

  1. Anónimo8/5/11 21:58

    Hola Carmen. Muy buen artículo. Estas son cosas que un ateo/evolucionista jamás podrá explicar. Nuestro organismo y existencia es tan compleja, que me parece que es un error considerarla como algo reductible, tal como lo hace la teoría de Darwin. Si puedes, revisa en youtube el video "Las matemáticas refutan la evolución", donde en base a ellas se demuestra la NO existencia de la evolución (debido a que si fuera cierta, deberíamos ser 200 mil millones de habitantes en este mundo -y siendo muy conservadores- y en realidad somos 6 mil millones apenas en nuestro planeta) y la concordancia exacta si contamos solo 6500 años atrás, con sólo 4 parejas -Noé y su esposa, y sus tres hijos y sus esposas- Calza perfecto. El análisis lo hicieron dos eminentes matemáticos. Tal vez sirva para que agregues aquel material a tu blog.

    Te saluda Leonel.

    ResponderEliminar
  2. Creo que negar la evolucion quita credibilidad a los cristianos, yo por mi parte creo en ella y en Cristo.

    ResponderEliminar