17 oct. 2010

Los descuidos de Bart Ehrman 2

 

William Lane Craig continua con su análisis sobre los errores de definición y aplicación por parte de Bart Ehrman, de los distintos criterios utilizados para establecer fiabilidad histórica.

 

Transcripción:

Criterio numero 3. La credibilidad contextual. Aquí nos dice: “Cualquier tradición sobre Jesús, que no pueda ser situada de un modo plausible en un contexto de la Palestina del Siglo I, no puede ser aceptada como históricamente fiable”. (Repite)

“Cualquier tradición sobre Jesús, que no pueda ser situada de un modo plausible en un contexto de la Palestina del Siglo I, no puede ser aceptada como históricamente fiable”. Bueno, eso es una perogrullada. Y el problema con esa obviedad es que es puramente negativa por lo que no establece qué ES histórico sobre Jesús. Simplemente, excluiría algo que no sería histórico pero no establece nada positivamente sobre Jesús. La formulación correcta del criterio de credibilidad contextual sería: “Las tradiciones sobre Jesús que resultan coherentes con hechos ya establecidos sobre Jesús, tienen una gran probabilidad de ser históricamente fiables.” (Repite). “Las tradiciones sobre Jesús que resultan coherentes con hechos ya establecidos sobre Jesús, tienen una gran probabilidad de ser históricamente fiables.” Así, correctamente entendidos, tenemos 4 criterios para establecer tradiciones sobre Jesús: Atestiguación independiente, desemejanza, vergüenza y credibilidad contextual.

Ahora, permítanme enseñarle el mal uso que hace Bart Ehrman de los criterios de autenticidad.

Primero, su utilización de los criterios da como resultado la distorsión del Jesús histórico. Un personaje histórico real, es una realidad más rica de la que puede ser probada sobre esa persona. Piensen en Napoleón, por ejemplo. El Napoleón histórico es una figura mucho mucho más rica que aquello que podemos probar sobre Napoleón. Verdad? Lo que podemos probar sobre Napoleón es una pequeña parte dicha del hombre que realmente existió. Hay un montón de cosas que no sabemos, sobre su vida privada, o cosas que hizo que no fueron recogidas por los historiadores. Pero Ehrman iguala (cito) “una perspectiva estrictamente histórica” con aquello que podemos probar en el terreno de lo histórico. El iguala al Jesús histórico con lo que puedes probar sobre Jesús. Y eso conduce a un Jesús “reconstruido” que no es más que una pálida abstracción de la robusta realidad que supuso el Jesús que de verdad existió. El Jesús histórico que existió en verdad es una realidad mucho más rica de la que podemos probar. No son la misma cosa.

El siguiente punto principal al que quiero referirme es que los criterios, cuando son usados de modo apropiado, muestran la fiabilidad de las tradiciones sobre Jesús, pero Ehrman, intenta usarlos negativamente para demostrar no fiabilidad, usa los criterios de un modo erróneo. Los criterios pueden ser utilizados correctamente solo para mostrar positivamente elementos históricos sobre Jesús, pero Ehrman los usa negativamente para tratar de mostrar no fiabilidad.

Por ejemplo, el dice (y cito) “Algunas de las mas conocidas tradiciones sobre el nacimiento de Jesús, no pueden ser aceptadas como fiables históricamente, cuando son medidas por nuestros criterios.” (Repite) “Algunas de las mas conocidas tradiciones sobre el nacimiento de Jesús, no pueden ser aceptadas como fiables históricamente, cuando son medidas por nuestros criterios.” Fíjense que hace un uso negativo de los criterios. Pero los criterios no pueden ser usados en negativo para establecer no historicidad, solo pueden ser utilizados positivamente para establecer historicidad. Así pues, en imposible, cuando son usados apropiadamente, decir que estas narrativas son demostradas como no históricas. Lo que debería decir es que algunas de las mas conocidas tradiciones sobre el nacimiento de Jesús, no pueden ser positivamente probadas que sean históricas de acuerdo con estos criterios. Y eso es inobjetable, Puede haber un montón de cosas sobre Jesús que no pueden ser probadas utilizando estos criterios, que son sin embargo recogidas en los evangelios.

Así pues, observen como él se desliza y en vez de decir estas tradiciones sobre el nacimiento no pueden ser probadas como históricas por estos criterios, dice que, debido a ello no pueden ser aceptadas como históricamente fiables basándose en estos criterios.

He aquí otro ejemplo. “No tenemos ninguna información fiable en relación a lo que Maria realmente pensaba sobre Jesús, porque las tradiciones no son atestiguadas de modo múltiple, y no superan el criterio de desemejanza. ¿Veis el uno en negativo de los criterios ahí?: Porque No están atestiguadas de modo múltiple y porque No muestras desemejanza, por ello ninguna de esta información es fiable, la que tenemos en los evangelios… No se pueden usar los criterios en sentido negativo de esa manera.

10 oct. 2010

Los descuidos de Bart Ehrman I

 

 

 

Transcripción

Quiero hablar, antes que nada, sobre lo que es conocido como el “criterio de autenticidad”

Esto es absolutamente crucial, porque, para establecer que cosas son históricamente probables sobre Jesús de Nazaret, necesitas tener un criterio que te ayude a discernir qué puede ser establecido a nivel histórico sobre Jesús. Estos criterios son cruciales en el estudio histórico, y por ello, es de vital importancia exponer dichos criterios con corrección y precisión. Si no estableces el criterio correctamente, las conclusiones a las que llegues van a ser incorrectas, y por ello es muy importante plantear estos criterios con corrección y precisión. Y debo decir, que me quedé muy sorprendido, cuando leí los escritos del Dr. Ehrman sobre el Jesús histórico, y encontré la dejadez con la que el establece y luego aplica estos criterios.

En todos y cada uno de los casos, el Dr Ehrman formula erróneamente los criterios, y luego, da un paso más para aplicarlos incorrectamente también. Y hay un ejemplo tras otro y tras otro de esto, que os daré, y este es un modelo consistente en el modo en el que Ehrman trata con el Jesús histórico: Primero establece mal el criterio, y luego lo aplica erróneamente.

Ahora, esto es importante, porque cuanto formulé mi caso en favor de la resurrección de Jesús, lo hice, con estos criterios deliberadamente en mente. Cuando expongo esos 4 hechos en los que está basada la inferencia por la resurrección de Jesús, a saber, el honorable entierro de Jesús en una tumba, el descubrimiento de su tumba vacía, las apariciones post-mortem de Jesús, y el origen de la creencia de los discípulos en la resurrección, todos, y cada uno de estos cuatro hechos han sido establecidos a través de los criterios que Bart Ehrman plantea y apoya, y así, incluso utilizando su propios criterios, no existen bases para ser escéptico sobre estos hechos fundamentales en respecto a la resurrección de Jesús.

Ahora, miremos con mayor detalle a estos criterios de autenticidad, tal como Bart Ehrman los plantea. El primer criterio es “atestiguación independiente” (¿lo tenemos?), Ok, He aquí como el platea el criterio de atestiguación independiente. Cito: “Un suceso mencionado en varios documentos independientes es más probable que sea correcto históricamente que un suceso mencionado solo en uno”, y esto esta sacado de sus conferencias sobre el Jesús histórico, con la compañía “teaching”, eso es lo que significan las iniciales TC, con el numero de pagina en las conferencias de Teaching Company sobre el Jesús histórico. Ahora bien, ¿Cuál es el problema con esta formulación del criterio de atestiguación independiente? Bien, observe, que hace del criterio una medida comparativa entre dos sucesos diferentes. Dice, un suceso mencionado en varios documentos independientes es más probable que sea correcto históricamente que otro suceso mencionado solo en uno. Ahora, como tal, al hacer una comparación entre dos sucesos diferentes, es obviamente falso, porque un suceso atestiguado por solo un documento, puede pasar otros criterios que lo convierta en igual de probable o incluso más probable que aquel atestiguado en múltiples documentos. El evento que es encontrado en solo una fuente, puede pasar otros criterios, como el criterio de la vergüenza, o el criterio de no semejanza, y ser altamente probable a nivel histórico incluso aunque sea atestiguado de un modo singular, en vez de ser atestiguado en modo múltiple. Así pues, Ehrman, simplemente ha formulado erróneamente el criterio de atestiguación múltiple. He aquí la formulación correcta: “Un suceso mencionado en varios documentos independientes tiene mas probabilidades de ser correcto históricamente de lo que lo hubiera sido de haber sido mencionado en solo un documento”.

“Un suceso mencionado en varios documentos independientes tiene mas probabilidades de ser correcto históricamente de lo que lo hubiera sido de haber sido mencionado en solo un documento”… o de un modo más simple: “La atestiguación independiente aumenta las probabilidades de que un suceso sea histórico. Así, si un suceso de la vida de Jesús, es atestiguado en fuentes independientes, entonces es más probable de que eso sea histórico, porque es poco probable que haya sido inventado de modo independiente por dos fuentes diferentes. Este es uno de los criterios más importantes que usan los historiadores cuando estudian la historicidad de un suceso, si es atestiguado independientemente.

El segundo criterio, es el criterio de no similitud. He aquí como Ehrman establece este criterio. “Cualquier tradición sobre Jesús que no coincida con, o que vaya en contra de los intereses creados de los cristianos que la preservaron es más probable que sea fiable”…. (repite) . “Cualquier tradición sobre Jesús que no coincida con, o que vaya en contra de los intereses creados de los cristianos que la preservaron es más probable que sea fiable”. ¿Cuál es el problema con el planteamiento de este criterio de no semejanza? Bien, tiene dos fallos. En primer lugar, combina y distorsiona dos criterios distintos, a saber, el criterio de no semejanza y el criterio de “vergüenza”, los combina y los distorsiona. He aquí, como debería ser el correcto planteamiento del criterio de no semejanza: “Si una tradición sobre Jesús es diferente del judaísmo que le precedió y del movimiento cristiano que surgió después de Él, entonces es probable que sea históricamente fiable.”…(repite)… “Si una tradición sobre Jesús es diferente del judaísmo que le precedió y del movimiento cristiano que surgió después de Él, entonces es probable que sea históricamente fiable.”, y la idea aquí es, que si no es propia del judaísmo antecedente, difícil es que pudiera surgir de ahí, y si no era como la iglesia cristiana posterior, también es improbable hubiera sido inventada por ellos, así pues, lo mas probable es que tuviera su origen con el mismo Jesús histórico. Ese es el criterio de no semejanza. He aquí el criterio de “vergüenza”: “Si una tradición sobre Jesús, es bochornosa o incómoda para el movimiento cristiano temprano, entonces es probable que sea fiable históricamente”

Si una tradición sobre Jesús, es bochornosa o incómoda para el movimiento cristiano temprano, entonces es probable que sea fiable históricamente, porque es poco probable que el temprano movimiento cristiano inventara historias sobre Jesús que fueran incomodas o vergonzantes para la fe cristiana.

Ahora bien, el planteamiento de Ehrman no solo difumina estos dos criterios juntos, sino noten como también deja fuera de consideración, la distinción de Jesús del Judaísmo. Falla al no mencionar que si algo es desemejante del judaísmo anterior ello aumenta sus probabilidades históricas. Ahora bien, Ehrman….. ahhhh…. Ese es el primer problema que combina y distorsiona dos criterios separados. He aquí el segundo problema con su planteamiento del criterio de no semejanza. El consistentemente, confunde este criterio con el problema de la “parcialidad” o sesgo en las fuentes, y no son la misma cosa. La no semejanza y la vergüenza, son criterios positivos para establecer la historicidad. Si algo es no semejante o vergonzoso, eso es un argumento positivo a favor de la historicidad. Pero Ehrman los utiliza de un modo negativo, para desestimar la credibilidad histórica, y este uso negativo de los criterios es reconocido ampliamente como erróneo, porque dará como resultado a un Jesús que no tuvo impacto en absoluto en el movimiento que le siguió, y que es totalmente distinto al judaísmo que le precedió. Así pues, daría como resultado un Jesús extraño y estrafalario, un Jesús que es totalmente distinto al judaísmo, y que no tendría impacto en la cristiandad que le sucedió…así, un uso negativo de los criterios es ilegitimo, solo pueden ser usados para establecer positivamente tradiciones históricas sobre Jesús, no para poner en entredicho tradiciones históricas sobre Jesús. En otras palabras: Si algo es semejante o no embarazoso, ello no es una prueba de que no es histórico. Si algo es no similar o embarazoso, eso cuenta a favor de su historicidad, ese es el uso positivo de los criterios, pero si algo es no disimilar o no embarazoso, ello no es prueba de que no sea histórico.

Comentarios de WLC sobre Bart Ehrman

 

¿Es Bart Ehrman un historiador?

 

Transcripción: El área de especialización de Bart Ehrman, son los textos, los textos griegos originales del Nuevo testamento, el es un crítico textual. Aunque, le gusta postularse a sí mismo en sus libros como un historiador, un académico experto, especializado en la vida de Jesús, lo cierto es que esa no es su área de especialización o entrenamiento. El es un crítico textual, que es alguien que trabaja con manuscritos, para establecer el texto original del autógrafo, o los escritos originales del nuevo testamento. El estudió con Bruce Metzger, el gran crítico textual de la universidad de Princeton, y tomó el relevo a Metzger en la edición de los textos griegos del nuevo testamento

Comentarios sobre Bart Ehrman

 

Transcripción: Desafortunadamente, Bart Ehrman ha utilizado su prestigio como crítico de textos para dar la impresión, a la gente de “a pié”, de que el texto del nuevo testamento esta terriblemente corrompido e incierto. El escribió un libro llamado: “citando incorrectamente a Jesús”, en el que da la impresión a la gente común de que no sabemos realmente qué dice el Nuevo Testamento originalmente, porque, según ha sido copiado a través de los años, tantos miles y miles y miles de variantes se han ido acoplando a los manuscritos, que no se puede tener certeza de lo que decía el texto original.

Ahora bien, Aquí, lo que creo que está sucediendo es que existen realmente dos “Bart Ehrmans” sobre la palestra. Dan Wallace que es un académico textual en el seminario teológico de Dalas, suele distinguir entre lo que él llama el académico Bart Ehrman y el popular Bart Ehrman. El Bart Ehrman académico SABE que los textos del Nuevo Testamento han sido establecidos con un 99% de exactitud. Esto quiere decir, que las palabras originales del Nuevo Testamento han quedado establecidas sobre un 99%, de modo que el grado de incertidumbre en los textos del Nuevo Testamento es sólo sobre 1%. Hay alrededor de 138 mil palabras griegas en el Nuevo Testamento. De entre ellas, solo unas 1.400 son inciertas hoy. El 99% están establecidas con certeza. Y de ese 1% que aún permanece incierto, …( haré una pausa aquí, hasta que se arregle esto….)… de ese 1% que aún permanece incierto, no depende ningún tema doctrinal. Un ejemplo del tipo de incertidumbre en las variantes que aún permanecen, serian por ejemplo, en el evangelio de Juan I, 1, donde algunos de los textos dicen “Escribimos esto para que tu alegría sea completa”, otros manuscritos dicen “escribimos esto para que nuestra alegría sea completa”. Y no tenemos certeza, de si la carta original de Juan decía “tu” o “nuestra”, es algo totalmente trivial en términos de importancia doctrinal. Como dije antes, el Bart Ehrman académico, sabe esto, pero luego, está el Bart Ehrman a nivel popular, que da la impresión errónea a la gente común de que el texto del Nuevo Testamento está increíblemente corrompido, y no es verdad. El sabe que esto es un engaño. Por ello, yo me inclino….CORTE EN VIDEO ORIGINAL….(risas).

El Bart bueno sabe que el texto del Nuevo Testamento es prácticamente cierto. El Bart malo, deliberadamente tergiversa la situación, a audiencias comunes, para hacerles pensar que el Nuevo Testamento es increíblemente corrompido e incierto. Y es muy interesante ver, que cuando el Bart malo es presionado en este tema por alguien, confiesa y admite esto. Por ejemplo, escuche a Bart Ehrman cuando era entrevistado en un programa de radio hace algún tiempo, sobre “citando erróneamente a Jesús” y el entrevistador estaba hablándole de cuan inciertos son los textos del Nuevo Testamento, todas las miles y miles de variantes que hay, que incierto es… y finalmente, el entrevistador le dice, “bien, Dr Ehrman, ¿Qué cree que los textos del Nuevo Testamento decían originalmente?, y Ehrman replicó. “No entiendo lo que quiere decir, de qué está hablando”, y el entrevistador dijo, “bueno, el texto del Nuevo Testamento ha sido tan corrompido según se ha ido copiando….¿Qué cree que el texto original decía de verdad? Y Ehrman dijo: “bueno…. Dice más o menos lo que tenemos hoy…lo que dice ahora….” Y el entrevistador, estaba totalmente confundido, dijo, “pero creí que estaba todo corrompido” , y Bart dijo: “pero hemos sido capaces de restablecer los textos del Nuevo Testamento, como académicos textuales…”. De modo que él lo sabe, y cuando es presionado, admite que el texto del Nuevo Testamento está establecido al 99%.

Ahora bien, permítanme ser muy claro en este punto: Ello no prueba que el texto sea verdad, esto no prueba que el texto sea exacto históricamente, significa que sabemos cuáles eran el 99% de las palabras de estos documentos. Así pues, eso no es lo mismo que decir que han sido establecidos con precisión histórica, algunas veces los cristianos cometen este error, solo significa que ahora sabemos cuáles eran el 99% de las palabras originales del Nuevo Testamento, y que hay un 1% que aún permanece incierto en algún sentido, que son totales trivialidades de lo que nada importante depende. Así pues, no preocuparos cuando escuchéis al Bart malo hablando de la corrupción en las variantes de las copias del Nuevo Testamento, la realidad es, el texto del Nuevo Testamento ha sido establecido en un 99%.

Ahora, ello nos lleva al segundo punto del que quería hablar, y es el trabajo de Bart Ehrman sobre el Jesús histórico. Quiero hablar antes que nada, sobre lo que llamamos “criterios de autenticidad”

(continúa en otra entrada del blog: Los descuidos de Bart Ehrman.)