10 oct. 2010

Los descuidos de Bart Ehrman I

 

 

 

Transcripción

Quiero hablar, antes que nada, sobre lo que es conocido como el “criterio de autenticidad”

Esto es absolutamente crucial, porque, para establecer que cosas son históricamente probables sobre Jesús de Nazaret, necesitas tener un criterio que te ayude a discernir qué puede ser establecido a nivel histórico sobre Jesús. Estos criterios son cruciales en el estudio histórico, y por ello, es de vital importancia exponer dichos criterios con corrección y precisión. Si no estableces el criterio correctamente, las conclusiones a las que llegues van a ser incorrectas, y por ello es muy importante plantear estos criterios con corrección y precisión. Y debo decir, que me quedé muy sorprendido, cuando leí los escritos del Dr. Ehrman sobre el Jesús histórico, y encontré la dejadez con la que el establece y luego aplica estos criterios.

En todos y cada uno de los casos, el Dr Ehrman formula erróneamente los criterios, y luego, da un paso más para aplicarlos incorrectamente también. Y hay un ejemplo tras otro y tras otro de esto, que os daré, y este es un modelo consistente en el modo en el que Ehrman trata con el Jesús histórico: Primero establece mal el criterio, y luego lo aplica erróneamente.

Ahora, esto es importante, porque cuanto formulé mi caso en favor de la resurrección de Jesús, lo hice, con estos criterios deliberadamente en mente. Cuando expongo esos 4 hechos en los que está basada la inferencia por la resurrección de Jesús, a saber, el honorable entierro de Jesús en una tumba, el descubrimiento de su tumba vacía, las apariciones post-mortem de Jesús, y el origen de la creencia de los discípulos en la resurrección, todos, y cada uno de estos cuatro hechos han sido establecidos a través de los criterios que Bart Ehrman plantea y apoya, y así, incluso utilizando su propios criterios, no existen bases para ser escéptico sobre estos hechos fundamentales en respecto a la resurrección de Jesús.

Ahora, miremos con mayor detalle a estos criterios de autenticidad, tal como Bart Ehrman los plantea. El primer criterio es “atestiguación independiente” (¿lo tenemos?), Ok, He aquí como el platea el criterio de atestiguación independiente. Cito: “Un suceso mencionado en varios documentos independientes es más probable que sea correcto históricamente que un suceso mencionado solo en uno”, y esto esta sacado de sus conferencias sobre el Jesús histórico, con la compañía “teaching”, eso es lo que significan las iniciales TC, con el numero de pagina en las conferencias de Teaching Company sobre el Jesús histórico. Ahora bien, ¿Cuál es el problema con esta formulación del criterio de atestiguación independiente? Bien, observe, que hace del criterio una medida comparativa entre dos sucesos diferentes. Dice, un suceso mencionado en varios documentos independientes es más probable que sea correcto históricamente que otro suceso mencionado solo en uno. Ahora, como tal, al hacer una comparación entre dos sucesos diferentes, es obviamente falso, porque un suceso atestiguado por solo un documento, puede pasar otros criterios que lo convierta en igual de probable o incluso más probable que aquel atestiguado en múltiples documentos. El evento que es encontrado en solo una fuente, puede pasar otros criterios, como el criterio de la vergüenza, o el criterio de no semejanza, y ser altamente probable a nivel histórico incluso aunque sea atestiguado de un modo singular, en vez de ser atestiguado en modo múltiple. Así pues, Ehrman, simplemente ha formulado erróneamente el criterio de atestiguación múltiple. He aquí la formulación correcta: “Un suceso mencionado en varios documentos independientes tiene mas probabilidades de ser correcto históricamente de lo que lo hubiera sido de haber sido mencionado en solo un documento”.

“Un suceso mencionado en varios documentos independientes tiene mas probabilidades de ser correcto históricamente de lo que lo hubiera sido de haber sido mencionado en solo un documento”… o de un modo más simple: “La atestiguación independiente aumenta las probabilidades de que un suceso sea histórico. Así, si un suceso de la vida de Jesús, es atestiguado en fuentes independientes, entonces es más probable de que eso sea histórico, porque es poco probable que haya sido inventado de modo independiente por dos fuentes diferentes. Este es uno de los criterios más importantes que usan los historiadores cuando estudian la historicidad de un suceso, si es atestiguado independientemente.

El segundo criterio, es el criterio de no similitud. He aquí como Ehrman establece este criterio. “Cualquier tradición sobre Jesús que no coincida con, o que vaya en contra de los intereses creados de los cristianos que la preservaron es más probable que sea fiable”…. (repite) . “Cualquier tradición sobre Jesús que no coincida con, o que vaya en contra de los intereses creados de los cristianos que la preservaron es más probable que sea fiable”. ¿Cuál es el problema con el planteamiento de este criterio de no semejanza? Bien, tiene dos fallos. En primer lugar, combina y distorsiona dos criterios distintos, a saber, el criterio de no semejanza y el criterio de “vergüenza”, los combina y los distorsiona. He aquí, como debería ser el correcto planteamiento del criterio de no semejanza: “Si una tradición sobre Jesús es diferente del judaísmo que le precedió y del movimiento cristiano que surgió después de Él, entonces es probable que sea históricamente fiable.”…(repite)… “Si una tradición sobre Jesús es diferente del judaísmo que le precedió y del movimiento cristiano que surgió después de Él, entonces es probable que sea históricamente fiable.”, y la idea aquí es, que si no es propia del judaísmo antecedente, difícil es que pudiera surgir de ahí, y si no era como la iglesia cristiana posterior, también es improbable hubiera sido inventada por ellos, así pues, lo mas probable es que tuviera su origen con el mismo Jesús histórico. Ese es el criterio de no semejanza. He aquí el criterio de “vergüenza”: “Si una tradición sobre Jesús, es bochornosa o incómoda para el movimiento cristiano temprano, entonces es probable que sea fiable históricamente”

Si una tradición sobre Jesús, es bochornosa o incómoda para el movimiento cristiano temprano, entonces es probable que sea fiable históricamente, porque es poco probable que el temprano movimiento cristiano inventara historias sobre Jesús que fueran incomodas o vergonzantes para la fe cristiana.

Ahora bien, el planteamiento de Ehrman no solo difumina estos dos criterios juntos, sino noten como también deja fuera de consideración, la distinción de Jesús del Judaísmo. Falla al no mencionar que si algo es desemejante del judaísmo anterior ello aumenta sus probabilidades históricas. Ahora bien, Ehrman….. ahhhh…. Ese es el primer problema que combina y distorsiona dos criterios separados. He aquí el segundo problema con su planteamiento del criterio de no semejanza. El consistentemente, confunde este criterio con el problema de la “parcialidad” o sesgo en las fuentes, y no son la misma cosa. La no semejanza y la vergüenza, son criterios positivos para establecer la historicidad. Si algo es no semejante o vergonzoso, eso es un argumento positivo a favor de la historicidad. Pero Ehrman los utiliza de un modo negativo, para desestimar la credibilidad histórica, y este uso negativo de los criterios es reconocido ampliamente como erróneo, porque dará como resultado a un Jesús que no tuvo impacto en absoluto en el movimiento que le siguió, y que es totalmente distinto al judaísmo que le precedió. Así pues, daría como resultado un Jesús extraño y estrafalario, un Jesús que es totalmente distinto al judaísmo, y que no tendría impacto en la cristiandad que le sucedió…así, un uso negativo de los criterios es ilegitimo, solo pueden ser usados para establecer positivamente tradiciones históricas sobre Jesús, no para poner en entredicho tradiciones históricas sobre Jesús. En otras palabras: Si algo es semejante o no embarazoso, ello no es una prueba de que no es histórico. Si algo es no similar o embarazoso, eso cuenta a favor de su historicidad, ese es el uso positivo de los criterios, pero si algo es no disimilar o no embarazoso, ello no es prueba de que no sea histórico.

1 comentario:

  1. Me agrada que el Dr. Craig le hizo llegar esas agudas críticas Ehrman personalmente.

    Quién es escéptico del Jesús historico, es escéptico de todo documento antiguo.

    ResponderEliminar