19 mar. 2012

La Caridad en la estadística.

 

Defender la idea de que los creyentes tengan una mayor predisposición a la caridad sería tachada de intolerante hoy en día, y la mera insinuación de que los valores de un ateo anden algo más escuálidos que los de una persona religiosa, haría rajarse las vestiduras de inmediato a cualquiera.

Pero la realidad, si echamos manos de la estadística, que parece estar inmunizada contra el “qué dirán”, revela que los ateos son bastante menos generosos que los creyentes.

La fundación para las ayudas de Caridad (Charities Aid Foundation ), emitió un informe en 2001, el Market Tracker Report, donde ponía de manifiesto:

1. Que los donantes con creencias, aun cuando no las practicaran, ofrecían el doble que aquellas personas sin ninguna creencia.

2. Que además de ofrecer el doble, los donantes con creencias no hacían salvedad alguna en relación al “color” del organismo que gestionara la ayuda, de modo que el 69% de lo que daban había ido a instituciones aconfesionales.

El mismo director del estudio Richard Harrison, afirma: «la encuesta muestra que existe asociación entre religión y comportamiento caritativo, aun cuando las personas no practiquen activamente la fe que profesan”.

El blog De lapsis hace el siguiente comentario:

“Después del terremoto de Haití de 2010, Dawkins se llenó la boca con una presunta donación «atea». Donativo que en realidad era para cubrir los gastos de aquellos que se manifestasen ateos, y que fuesen de modo exclusivo destinados a organizaciones absolutamente aconfesionales, reduciendo el ámbito a Cruz Roja Internacional y Médicos Sin Fronteras. Si no se cumplían esas condiciones, que les diesen morcilla a los haitianos.

Gracias a Dios, los creyentes dimos y apoyamos a muchas organizaciones, incluidas Cruz Roja y Médicos Sin Fronteras. Dos años después de aquello Cáritas sigue allí, sin ruidos, ni focos, porque la caridad cristiana es otra cosa”

Más detalles en el artículo: Cuatro millones de católicos en Inglaterra recaudaron 15 veces más para Haití que 13 millones de no-religiosos

5 comentarios:

  1. Dudo que los datos que arroja este estudio, aún cuando sean producto de todo el rigor, exactitud e imparcialidad de la estadística, vayan a ser aceptados por alguien del "colectivo ateo" porque, presumiblemente (y en base a los clichés necios y prejuicios que manejan sobre los creyentes), no son más que impúdicas tretas religiosas en un blandengue intento por exhibir el falso lado positivo de la religión organizada.

    En fin, hay gente para la cual ni siquiera las evidencias matemáticas sirve. A ver si los ateos tienen un poco más de honestidad, y dejan de presentar sus creencias como el elíxir que precisa la sociedad, y a las religiones, como fuente de estragos y males.

    Probablemente, un mundo sin las religiones que los ateos tanto critican no sería tan bueno como sugieren...

    ResponderEliminar
  2. Sí, es curioso como algunos datos científicos son incuestionables cuando conviene, y otros son tretas y trucos. No obstante, la creencia atea ( que no deja de ser una creencia también, por mucho que los ateos quieran volver lo blanco, negro) tiene poco de elixir.
    Es puro conformismo, desesperanza y cientificismo.

    ResponderEliminar
  3. Interesante información. Gracias.

    ResponderEliminar
  4. RicardoF1/4/12 6:53

    Gracias por los datos Carmen, creo que conociendo la forma de pensar de los ateos esto no causa ninguna sorpresa. Su falta de solidaridad proviene creo del "gen egoista" que segun ellos "esta" en cada uno de nosotros.Sin embargo hay otro tema que ellos no se atreven a tocar pues resultarian muy perjudicados. me refiero a la discriminacion y menosprecio que sienten hacia todos los creyentes y en especial a los catolicos. En solo cuestion de ver la clase de adjetivos que nos endilgan cuando por ejemplo comentan algun video en Youtube, en tu misma cuenta puedes comprobrar lo que afirmo. Saludos

    ResponderEliminar
  5. Bueno, Ricardo, Jesús nunca dijo que fuera a ser fácil... Con la intolerancia, la ira y los prejuicios no hacen sino perjudicar su propia causa.

    ResponderEliminar