24 ago. 2014

LA FE




Últimamente, y debido a limitaciones en el tiempo por temas laborales, no he actualizado el blog, y muchos os habéis interesado en el motivo que me ha tenido ausente. Mi intención, es retomar la tarea de divulgación de hasta qué punto la fe en Dios no está para nada reñida con la razón y la lógica, sino que más bien, encaja en ellas y la complementa.
No obstante, quisiera hoy utilizar este rinconcito de la inmensidad de la red para recordarnos a todos la importancia de no quedarnos en filosofías y reflexiones. No hagamos de la existencia de Dios un mero objeto de estudio, no lo llevemos a juicio, no lo diseccionemos bajo el microscopio. Sembremos en nuestros corazones la semilla de la fe, y reguémosla con amor y esperanza cada día.
La pagina web “Evangeli.net”, nos hace hoy la siguiente reflexión:
"Dicen y no hacen". Es la "evaporación de la fe": teoría sin obras. El mensaje cristiano no es sólo "informativo", sino que ha de ser "per-formativo". El Evangelio no es solamente una comunicación de cosas que se pueden saber, sino una comunicación que comporta hechos y cambia la vida. La imagen de Dios debe formarse en nosotros; día a día debe acontecer nuestra transformación en Jesús.
La fe, antes que "demostrar", se debe "mostrar": es un cambio en el ser. La fe, que nos llega como palabra, debe llegar a ser de nuevo en nosotros mismos palabra, en la que ahora se exprese también nuestra vida. La fe va en primer lugar de la palabra a la idea, pero tiene siempre que regresar de la idea a la palabra y a la acción.

Que la fe nos transforme hasta que se pueda decir de nosotros que hemos vuelto a "nacer".

4 comentarios:

  1. Sí, señor, buena reflexión, gracias por compartirla :-)

    ¡Me alegra verte de vuelta! :-) Un besazo desde "Dios y la Ciencia".

    ResponderEliminar
  2. ricardofn2/10/14 5:48

    es muy grato tenerte de vuelta!!!

    ResponderEliminar